martes, 19 de abril de 2011

Negociaciones y lista siniestra de los derechos humanos


Mientras en Cartagena y en Caracas se toman importantes decisiones respecto del futuro de Honduras, nuevamente las negociaciones se hacen de forma hermética, a espaldas del pueblo y aparentemente sin darle la debida importancia al tema de los derechos humanos.

Pareciera que quienes negocian el retorno de Honduras a la OEA han limitado los condicionamientos al régimen de Lobo Sosa únicamente al regreso incondicional y seguro del ex presidente Zelaya Rosales, relegando a un segundo plano uno de los temas cruciales para salir de la crisis política generada por el golpe de Estado: El fin de las violaciones a los derechos humanos y de la impunidad.

Curiosamente, los Estados participantes en este diálogo son Colombia, Venezuela y Honduras, quienes junto a Cuba, forman parte de una lista siniestra publicada en el Informe Anual 2010 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, debido a que sus prácticas en materia de derechos humanos generan especial preocupación para la comunidad internacional.

Respecto de Colombia, el informe anual establece que los grupos armados ilegales continúan involucrados en la comisión de crímenes; con respecto a Venezuela el informe plantea la situación de la libertad de pensamiento y expresión, la falta de independencia del poder judicial y la situación de violencia en las cárceles.

En relación con Honduras, el informe señala una serie de asuntos estructurales en materia de justicia, seguridad, marginación y discriminación que han afectado durante décadas los derechos humanos, y que se agudizaron a partir del golpe de Estado. El informe denuncia asesinatos, hostigamientos y amenazas contra defensores y defensoras de derechos humanos y otros líderes sociales, hostigamiento y persecución contra jueces y magistrados, violaciones al derecho a la libertad de expresión, entre otros.

Bajo este escenario y con estos actores, no sería extraño que los derechos humanos sean sacrificados en el altar de las negociaciones políticas; no obstante, informes como el de la Comisión Interamericana sirven para denunciar la falta de legitimidad de aquellas acciones, acuerdos y decisiones que no tengan como base, el respeto de la dignidad humana, en particular, de la dignidad de las víctimas.

1 comentario:

chin dijo...

El Informe de la Comisión, ademas de lo apuntado, deja otra clara lección para aquellos a quienes la sola mención de la expresión "derechos humanos", les resulta sinónimo de comunismo, marxismo, etc. Es decir, de "doctrinas peligrosas" que deben ser erradicadas.
El informe, nos permite entender que órganos como la Comisión, La Corte Interamericana, La Comisión Euopea de Derechos Humanos, La Corte Penal Internacional y muchísimos órganismos mas, son entidades sin una definición ideológica por naturaleza. Condenaran a cualquier país violador de derechos humanos, sin importar filiación ideológica. Los derechos humanos mas que una ideología política, aspiran a ser una filosofía de vida: el respeto por la persona humana.